Home
Image text describing

Población, Singulación (fallas y dobles) y Distribución

LAS TRES CLAVES PRINCIPALES: SOL, AGUA  Y NUTRIENTES

Cada lote de cultivo posee una limitante en la capacidad de rinde que puede entregar. Existe una relación entre estos tres factores importantes: Luz y captación sobre las hojas, disponibilidad de agua y absorción de nutrientes. Estos tres factores están relacionados entre sí.

LUZ SOLAR “CONSUME” AGUA: La luz solar es la fuerza que impulsa el agua desde el suelo a través de dos formas diferentes:

1.       Evaporación: La luz solar golpea el suelo y evapora la humedad y el agua a través del aire y esto son recursos perdidos para el cultivo.

2.       Transpiración: La luz solar golpea en la superficie de la hoja y genera a través del sistema de raíces, la captación de agua y nutrientes que necesita la planta.

El objetivo principal de todo productor es el de maximizar la cantidad de agua captada desde el suelo a través de la transpiración, llevando nutrientes y enfriando la planta mientras se minimiza la pérdida de agua por evaporación. Esto es logrado colocando la población (densidad) óptima para cada zona con un espaciado perfecto y sin fallas ni dobles.

Si bien el problema de las fallas y dobles a la hora de sembrar es bien conocido por todos los productores, muy pocos se han puesto a analizar qué impacto tiene este problema sobre el rinde en el maíz. Desde el punto de vista de la maquinaría agrícola, podemos definir a una falla como la ausencia de una semilla en la cavidad/alvéolo de la placa del dosificador. El doble, en cambio, como dos semillas en un solo alvéolo.

¿Puede ocurrir que la placa del dosificador esté perfectamente llena – con una y solo una semilla – y observar fallas o dobles en el surco? La respuesta es que sí. Cualquier efecto extremo en la separación espacial puede juntar o separar semillas, de modo que sean fallas o dobles desde el punto de vista agronómico. Es importante hacer esta salvedad, y tomar conciencia que no solo una dosificación mala puede originar fallas y dobles – los tubos de bajada ineficaces, los afirmadores y demás complementos pueden originar errores extremos en la dosificación. Lo importante acá, es saber que en condiciones normales, la mayoría de las fallas y dobles son originados por una deficiencia en la dosificación.

Nótese en la imagen adjunta, la proximidad de dos plantas genera alteraciones en el crecimiento normal del maíz. Es lógico pensar que la competencia que se genera por recursos tanto de suelo como de luz, impacta sobre el rinde de cada una de esas plantas. Además, siempre que tengamos un porcentaje elevado de dobles, vamos a tener necesariamente un consumo más elevado de semillas para la misma situación.

¿Cómo afecta los calibres de semillas y las semillas no calibradas en las fallas y dobles? Ciertamente y a través de muchos años, se han comercializado semillas calibradas para cierto tipo placas horizontales. Esto conlleva a tener que estar equipados con numerosos juegos de placas y tener que pedir las semillas de cierto calibre. Esta situación genera diversos trastornos, no solo económicos por tener que pedir y/o esperar cierto calibre de semillas, sino de tener que comprar diversos juegos de placas. También se puede contemplar el tiempo de cambiar las placas y la extrema dificultad para poder calibrar enrasadores surco por surco para que se ajusten a cada calibre de semilla.

¿Qué valores son normales de fallas y dobles en la siembra de hoy? Los estudios realizados por Precision Planting, en condiciones normales de trabajo con mezcla de calibres de semillas de maíz muestran que:

Suponiendo que una falla genera una pérdida de 0.8 espigas por falla y que el doble genera una pérdida de 0.4 espigas por doble y tomando un promedio entre ambos valores, tenemos que las perdidas respecto del dosificador vSet son:

¿Qué causa la mala distribución y cómo afecta al rinde? El problema de la des-uniformidad espacial es un efecto que resulta de la combinación de diversos factores, tales como la posición, forma y terminación del tubo de bajada, efectos dinámicos originados por la velocidad de traslación de la sembradora, estado del terreno con/sin preparación del mismo, efecto de rodadura de la semilla respecto del suelo, afirmadores de semillas, entre otros. Mediciones realizadas por Precision Planting muestran los siguientes datos:

El problema de la distribución radica en el principio físico fundamental de la independencia de los movimientos. Si por ejemplo, la sembradora se mueve hacia adelante a 8 km/h, y soltamos una semilla en caída libre, ésta tocará el suelo a los mismos 8km/h que llevaba la sembradora, eso genera rebotes y rodadura sobre el fondo del surco. Si en cambio, generamos un tobogán el cual le pueda imprimir estos 8 km/h pero hacia atrás, las velocidades se compensan y la semilla cae sin velocidad relativa (en reposo), minimizando los errores de rodadura y rebotes, y por consiguiente mejorar ampliamente la distribución espacial